Salta al vacío

noviembre 17, 2016

Cerró la  puerta del apartamento tras de sí y dejó la mochila a un lado. Entró en la cocina, abrió la nevera y cogió una botella de agua. Se encaminó al salón y se tumbó en el destartalado sofá gris. Jane, la gata blanca de su vecino comenzó a arañar la ventana y Jason se levantó para abrirla. La peluda mascota entró y se acomodó en el sofá justo donde el chico había estado sentado.
El muchacho cogió un libro de los que ya había leído varias veces y hundió la cabeza en él de nuevo.
No tardó en llegar al segundo capitulo cuando sonó el timbre de la puerta. Se levantó para abrir, pero reparó en el erizado cabello de Jane. Se quedó estático contemplando a la gata. Un escalofrío le subió por la espalda cuando volvió a oír el timbre seguido de unos firmes golpes.
Jason dejó el libro y cruzó el pasillo en dirección a su habitación. Abrió la ventana y subió por la escalera de incendios seguido por la aterrorizada gata.
Trepó la escalera al tiempo que pensaba en un plan de escape. Estuvo a punto de pisar a Jane varias veces, hasta que ésta se coló por una ventana abierta del tercer piso.
Resultado de imagen de portales a otra dimensionOyó un estruendo lejano y supo que habían derribado su puerta. Aumentó la velocidad y visualizó la azotea, aun a cinco pisos. Entonces, dejó de correr. Inspiró hondo, se acercó al vacío y subió a la barandilla que le separaba del mismo.  En equilibrio sobre sus talones, alzó las manos, soltó el aire contenido, pensó en un lugar seguro y saltó al vacío, desapareciendo entre un vórtice de electricidad y viento.

You Might Also Like

0 comentarios