Bajo las tablas del suelo

noviembre 13, 2016


Registré la casa lo más rápido que pude. El reloj de pulsera de Dylan corría a una velocidad imposible y seguíamos sin encontrar nada.
-¿Has mirado en la cocina?- preguntó pasándose las manos por el cabello.
Asentí al tiempo que revolvía en unos cajones. Prendas de todos los colores y materiales salían disparadas y se esparcían por el suelo debido a mi enérgica búsqueda.
Nada. Pasé al cuarto principal y repetí mi método. Barrí la estancia de arriba a abajo sin resultado alguno y solté un suspiro de exasperación.
Entonces oí la voz de Dylan proveniente del piso de arriba.
-¡Lo tengo!
Subí las escaleras de dos en dos y entré en un cuartito infantil con una cama pequeña y dibujos en las paredes. Dylan estaba arrodillado, sujetando una tabla de suelo de madera con una mano y sosteniendo un sobre amarillento en la otra.
Me tendió el sobre y lo examiné con las manos temblorosas.  Combrobé el dorso y miré a Dylan, que estaba muy serio.
Me guardé el sobre en la cara interior de la chaqueta y sonreí complacida.

You Might Also Like

0 comentarios