Mi opinión sobre Killing Stalking...


¡Hola Saqueadores!
Como hace poco tiempo he vuelto al mundo del anime y el manga, eso significa que he vuelto a invertir gran parte de mi tiempo en ver edits de anime en busca de recomendaciones (bueno, digamos que solo recomendaciones, sí). El caso es que me crucé hace poco con este título tan inquietante y decidí darle una oportunidad. Sin más dilación, pues, ¡dentro reseña!
Antes de empezar, me gustaría dejar un mensaje importante por aquí:

Los temas tratados en esta historia, y por tanto en esta reseña, pueden herir la sensibilidad de algunos lectores. Entre los siguientes se encuentra la sangre, los asesinatos, las violaciones, el trauma pasado y el abuso sexual, además del síndrome de estocolmo (el desarrollo de un vínculo afectivo entre captores y rehenes). Una vez aclarado esto, os recomiendo que, en caso de que puedan impresionaros, no leáis esta reseña.

Es la primera vez que tengo que hacer una aclaración de este estilo en el blog, y la verdad es que da algo de miedo, pero creo que nunca había reseñado algo tan perturbador. Si bien estoy bastante familiarizada con los temas más sensibles tanto en literatura como en cine, nunca los había traído a mi pequeño espacio de internet, así que creí necesario advertir de los temas que discutiré en esta reseña. 

Para empezar, me gustaría resumir un poco de qué va este manga coreano. En Killing Stalking nos encontramos con Yoon Bum, un veinteañero con un pasado complicado que ha producido secuelas en su forma de ver el mundo. Tras ingresar en el ejército, Bum es víctima de un intento de violación, del que lo salva Oh Sangwoo. Tras este incidente, Yoon Bum se enamora perdidamente de su salvador, quien resulta sentirse atraído unicamente por mujeres. Catalogado durante toda la narración como un pervertido, el pequeño y débil protagonista comienza a seguir todos los movimientos de Sangwoo y a convertirse en prácticamente su sombra. Su antiguo compañero de la milicia no lo recuerda, pero Bum decide entrar en su casa un día, y se encuentra a una mujer desnuda y amordazada en el sótano. Por supuesto, Sangwoo lo descubre, y a partir de entonces, Bum se verá involucrado en una relación abusiva y grotesca, basada en la manipulación de la débil mente del pequeño Yoon Bum. Al mismo tiempo, Yang Seungbae, un inspector de policía, desafía a todo su departamento intentando confirmar sus sospechas respecto al jóven Sangwoo.

Mentiría si dijera que no disfruté este manga, pero también diré que ha sido de lejos una de las cosas
más desagradables que he leído en mi vida. Como imagino que la mayoría de la gente, las relaciones abusivas me producen muchísima rabia e impotencia. Si además le sumamos a esto el factor psicótico, ya me pongo de los nervios. Es evidente que ambos personajes proceden de pasados muy desagradables. La madre de Oh Sangwoo sufría los abusos del padre, y es evidente que eso traumó a Sangwoo. Durante todo el manga, además, hay diversas referencias a la sospecha de que el chico (que vive solo en la misma casa en que nació, tras el "suicidio" de su padre y la desaparición de su madre) fue el autor de esas muertes. Por otra parte, Yoon Bum no creció con sus padres, sino con su abuela y su tío, quien abusaba del alcohol y de Bum, de todas las formas posibles. 

Debido a sus turbulentos pasados, ambos personajes muestran claras secuelas y se comportan de forma que no suele ser la normal. Además, desde el principio, la relación entre ellos es totalmente grotesca. Bum se entrega en cuerpo y en alma a Sangwoo, quien parece divertirse sobremanera torturando al más pequeño de formas de lo más repulsivas. En esta misma línea, me interesó bastante la caracterización de ambos protagonistas. Bum es un chico menudo, muy delgado y de aspecto infantil, con un comportamiento muy afeminado. Incluso, en muchas ocasiones, lo vemos dibujado con una figura más femenina, con caderas anchas y redondeadas. Por otro lado, Sangwoo es el típico psicópata; alto, musculado, y muy atractivo. Es un estudiante modelo, tiene muchos amigos y suele llevarse muy bien con la gente. Él es fuerte, bastante más que Bum, masculino, imponente. Esta dinámica es muy común, sin embargo, hacia el final del manga vemos como las tornas cambian, aunque eso tendréis que descubrirlo por vosotros mismos. 


Algo horrible, pero que me gustó mucho a la vez, es la capacidad de la autora (Koogi) de mostrarnos la realidad de la situación. No solo mediante la sangre, las violaciones o los asesinatos, sino también en relación con los personajes. Bum está perdidamente enamorado de Sangwoo, pero es evidente que está enfermo. Su captor le rompe los tobillos con una maza para que no huya, le muerde hasta hacerle sangre, lo viola y maltrata psicológicamente. A pesar de ello, manipula al pequeño Bum para que piense que en realidad lo ama. Le cura las heridas, le venda los tobillos, le trae comida y lo besa, le dice cosas bonitas. Esto es terriblemente confuso para Bum, quien realmente desarrolla una obsesión aún mayor con Sangwoo. Lo que me pareció un buen recurso, fue el hecho de que la autora no romantizara en ningún momento esta relación. Hay que admitir que esto puede verlo el lector, tal y como yo he hecho, pero si que es verdad que no recomendaría esta lectura a ningún menor u adolescente, ya que no es solamente muy gráfica, sino que en muchas ocasiones puede confundirse esa toxicidad con lo que he visto en muchos sitios como "shippeo" entre Yoon Bum y Oh Sangwoo.

Un manga terriblemente angustioso que sirve para darse cuenta de la gravedad del síndrome de estocolmo y de la importancia que tiene la salud mental. Sobretodo al final, vemos como, a pesar de lo que pueda parecer, es prácticamente imposible recuperarse de algo así sin mucha ayuda y esfuerzo. Un manga escalofriante que me resultó de lo más interesante. Tanto la estética como la historia fueron inquietantes, pero no negaré haber derramado lágrimas de impotencia y pena por nuestro querido Bum. 

¿Y vosotros, Saqueadores? ¿Lo habéis leído? Si es así, ¿qué os ha parecido el final? ¡Os leo en los comentarios!


© Saqueadores de Palabras, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena