¡Hola Saqueadores!

Hace un tiempo, el grupo de Tinta Púrpura Ediciones, me concedió el placer de pertenecer a su nuevo grupo de reseñistas. De este modo, me proporcionaron algunos libros de lo más interesante y sobremanera los relatos. No es un género que frecuente demasiado, al menos no hasta ahora, pero este grupo tiene algunas obras que ponen los pelos de punta, y esta es una de ellas.


Título: Las que pintaron la oscuridad
Autor: Óscar Navas
Género: Suspense, terror
EditorialTinta Púrpura Ediciones
Año: 2018
Origen: España
Páginas: 17

Sinopsis:  «La última copa fue la que me mató, pero no pude resistirme. Siempre me perdieron los ojos azules y me dejé llevar por la mirada de aquel cabrón. Me dio el gin con el brillo de las luces de la disco en su mirada y no pude negarme.»
Una mujer secuestrada junto con otras de aspecto despampanante para fines perversos y retorcidos con un final aterrador.



Resultado de imagen de voice gifHe de decir que, a la hora de descargarme el archivo, yo me descargué el audiolibro por las maravillosas críticas que recibió. Por supuesto, eran ciertas. La voz de Carlos Tolmo, es realmente emocionante y los giros que realiza con ella son impresionantes. Como el relato está escrito en primera persona además, realmente parece que alguien te está contando la historia y eso me parece espectacular y sobretodo, muy influyente en el lector.

Resultado de imagen de kidnap gifLa historia comienza con una chica en un bar nocturno, en una fiesta, a la que un hombre misterioso de hermosos ojos que la seduce y la hace beber hasta que no puede más. Entonces, se la lleva a un misterioso lugar para encerrarla en un pozo lleno de otras mujeres y  de donde no podrá salir con vida nunca más.


Resultado de imagen de pain gifEs un relato muy cortito pero te atrapa desde la primera página. Me gustó sobremanera la revelación del final sobre la protagonista, pero en general, toda la historia me parece muy buena. Es algo gore, la diversión de los peces gordos me parece muy intensa, pero me encanta que represente ese dolor que ellas sufren tan bien, porque estoy segura de que estas barbaridades ocurren en algún que otro sitio.