Retos de escritura II

diciembre 05, 2016

Resultado de imagen de escribir tumblr gif 

¡Hola Saqueadores! Hoy traigo el segundo reto de escritura de la lista. Se que he tardado bastante pero es que (aviso ya de paso) la semana que viene no voy a poder escribir mucho porque estoy hasta arriba de exámenes... Lo siento pero...

Bueno, el reto: Empieza un relato con  "Estoy de pie en mi cocina..."

Vale, yo comencé en pasado porque me gusta más narrar en pasado pero supongo que cuente...

Estaba de pie en mi cocina cuando oí un ruido proveniente del piso de arriba. Al principio pensé que mi hermana habría dejado caer algo o se habría tirado en la cama, de modo que seguí con la cena.
No fue hasta que gritó mi nombre cuando reaccioné. Dejé lo que estaba haciendo y eché a correr escaleras arriba.
Volví a oír la voz de mi hermana y después un golpe sordo. Crucé el pasillo a toda velocidad y llamé a la puerta de su cuarto con urgencia.
-¿Tam? ¿Tam, estás ahí? ¡Voy a entrar!
Le di una patada a la puerta, que cayó levantando levemente la alfombra. La habitación estaba desierta. En el suelo había prendas que reconocí por ser de Tamara y la ventana estaba abierta, dejando entrar el frío aire invernal. Me acerqué jadeando a la abertura de la pared y me asomé, mirando a ambos lados con urgencia. Salí de la habitación y bajé las escaleras hasta la puerta principal. Cogí las llaves del coche y  me lancé a la calle, en busca de mi hermana.
Subí al Magda; no sin antes gritar el nombre de Tamara por todo el vecindario, y conecté el Bluetooth para llamar a mis padres, pero no lo hice.
Me temblaban tanto las manos que detuve el coche con dificultad un par de calles más arriba y salí del mismo. Caminé por las aceras, desorientado y sin un rumbo fijo. Cuando volví un poco en mí, recordé que Jess vivía en la misma calle y que esa noche estaría sola por la misma cena en la que estaban mis padres. Me acerqué al numero 12 y llamé a la puerta. La chica, al otro lado, la abrió muy despacio.
-¿Zach?
Asentí incapaz de decir nada, aunque Jess debió leerme la mente porque me dejó entrar y me condujo al sofá rápidamente.
-¿Qué...?-preguntó mi mejor amiga con aire preocupado- ¿Qué haces aquí Zach? Son las 23:36...
Me dejé caer en una de las sillas de la cocina, ignorando el mullido sofá rojo en la habitación contigua y me froté los ojos. Al poco, Jess apareció con una humeante taza de té.
-Zacharias Ashton Wilson- dijo tendiéndome la humeante bebida- ¿Qué está ocurriendo?
La forma en que pronunció mi nombre pareció hacerme reaccionar, porque de pronto, las palabras subieron por mi garganta, escociéndome el cuello por dentro.
-Es Tam... La han secuestrado...
A Jess se le cayó la taza al suelo, haciéndose pedazos y manchado la moqueta verde.
-¿Qué? Dios...- dijo mirando los restos de la taza- Oye Zach, ¿no se habrá fugado otra vez con ese chico del instituto? ¿Estás completamente seguro de que no fue eso?- añadió al tiempo que yo negaba con la cabeza.
Le conté la historia. Le conté cómo estaba preparando la cena mientras ella subía a cambiarse al pijama para después ver una película conmigo, le hablé del grito, de la patada a la puerta y de cómo había llegado a su casa, desorientado.
-¿Has llamado a tus padres, a la policía...?
Negué lentamente.
-¿Por qué no? Zach, los primeros que pueden hacer algo son ellos...
-Sí -la interrumpí- pero no quiero alarmar a nadie todavía... No sé que hacer...
Jessica me abrazó con fuerza y me susurró al oído:
-No te preocupes, la encontraremos.
Asentí distraido. Jessica era como mi segunda hermana, pero una hermana especial. Siempre había sido mi mejor amiga y nunca me había fallado, y en ese momento, yo sabía que tampoco lo haría.
-Vamos a tu casa, ¿quieres?- dijo al cabo de un rato- Podemos investigar un poco y sino llamamos a la policía. 
-Claro.
Después de recoger el estropicio y salir como una moto de la casa, los dos estábamos en el Magda, de vuelta a mi casa.
Abrí la puerta y cerré el coche en cuanto Jess hubo salido. Entramos en silencio. La casa estaba desierta, pero hablamos en susurros y sin encender las luces.
Subimos al cuarto de Tamara y contemplé aliviado que todo seguía igual. Pasamos por encima de la puerta que yo había derribado con cuidado de no tocar nada cuando vi algo distinto a la última vez que entré en aquel cuarto. En el marco de la ventana había algo que se balanceaba con el viento, un papel.
-¿Qué es eso?- susurró Jess al tiempo que señalaba la ventana.
Me acerqué y cogí el pliego con manos temblorosas. Lo abrí sintiendo la respiración de Jess, lenta y pesada a mi derecha. Entonces me quedé helado, dejé de actuar conforme mi cerebro le ordenaba al resto de mi cuerpo y cuando noté unos toquecitos suaves en el hombro, incliné el papel para que Jessica pudiera leerlo. Entonces la oí recitar:
Resultado de imagen de papeles tumblr-"Ya sabes porque no está..."












Y ya está, espero que os haya gustado Saqueadores. Posiblemente la termine y la suba como uno de mis escritos. ¡Adiós!

You Might Also Like

0 comentarios