Reseña El puente de Clay

octubre 18, 2019


¡Hola Saqueadores!

Hace un par de años, Markus Zusak anunció su nuevo proyecto de escritura y como buenísima amante de La ladrona de libros, tenía que leerlo si o si. El caso es que en España,, el libro salió a finales del año siguiente de modo que no pude hacerme con él hasta entonces y por esas fechas, acabó por olvidárseme. Así que hoy (al fin) ¡vamos con la reseña!


Autor: Markus Zusak
Editorial: LUMEN
Año de edición: 2018
ISBN: 9788426405906
Páginas: 640
Idioma: Español
Precio: 21.90€

Sinopsis:
Más de diez años después de La ladrona de libros, el extraordinario best seller que conquistó a diez millones de lectores, Markus Zusak vuelve con una saga familiar inolvidable y arrolladora, inspirada en el arte y la cultura clásica.Los cinco hermanos Dunbar viven en un hogar sin adultos, cuidando los unos de los otros, luchando por sobrevivir en un mundo que los ha abandonado, hasta que su padre, el hombre que los dejó sin mirar atrás, vuelve a casa. ¿Por qué ha regresado?Matthew, cínico y poético, es quien lleva las riendas de la familia; Rory, siempre falta a clase; Henry, una máquina de hacer dinero, y el pequeño Tomy, coleccionista de mascotas que ha colonizado la casa con animales disfuncionales, como la mula Aquiles y Rosy, el border collie. Y luego está el silencioso Clay, perseguido por un suceso del que no se puede hablar. Pero la historia se remonta tiempo atrás: a ese abuelo cuya pasión por los antiguos griegos aún llena de color sus vidas, y a los padres, que se conocieron gracias a un piano extraviado. Clay tratará de revelar su trágico secreto y de construir un puente para salvar a su familia y salvarse también a sí mismo.


Resultado de imagen de run to pick sth gifComo dije, no he leído el libro hasta hace un par de días, pero quiero decir algo que probablemente culmine mi reseña sin necesidad de continuarla; tiene 640 páginas y me lo leí en dos días. Sí, como lo oís. Desde que leí su otro libro más famoso, me ha enamorado su estilo, y en el momento en que llegó a mi biblioteca, me lancé a por él como si fuera el último libro del mundo.


Resultado de imagen de bridge building gifEn esta nueva historia, Zusak le pone voz al personaje de Matthew, el más mayor de los hermanos Dunbar. En total son cinco, con una madre fallecida y un padre desaparecido y que viven acompañados de una serie de animales compuesta por un pez de colores, un gato, una paloma y un burro, todos ellos con nombres relacionados con la Ilíada y la Odisea. A lo largo del libro, el narrador se centra especialmente en Clay, el más callado de los hermanos. Con un mundo interior propio, es el único hermano que, al volver su padre tras haberlos abandonado, se marcha con él para ayudarle con la construcción de un puente para cruzar un río seco.

Imagen relacionadaComo sabréis probablemente si habéis leído algo más del autor, Markus Zusak escribe con una delicadeza y una prosa tan poética, que te emocionas hasta cuando describe un apretón de manos. Este hombre tiene un don con las palabras, y abusando de frases cortas y puntos aparte, con metáforas hermosísimas, consigue engancharte desde el principio hasta el final. Tanto por la peculiar historia de Penélope y Michael, como por la maravillosa historia de amor (aunque no al uso) entre Clay y Carey, el lector no puede sino leer frenéticamente hasta llegar a descubrir qué ocurre con todos los personajes al final del libro.

Resultado de imagen de love a character gifEn cuanto a los personajes, son todos tan dispares... La madre de los chicos, Penélope, es algo arisca, aunque puede justificarse con el crudo pasado que le tocó vivir, rodeada de régimenes políticos y piano. Michael, el padre, es un amor, por otro lado. Tras ser abandonado y recogido por la cometedora de errores, para traer al mundo a cinco pequeños Dunbar. Éstos, son de lo más variopinto. Matthew, el mayor, algo violento, pero muy protector, Rory; el sarcástico rebelde, Henry; algo vividor, Clay; el rarito y Tommy; el amante de los animales. Te enamoras de todos ellos, de sus virtudes, de sus defectos, de todo.Además, lo delicado de la prosa, es capaz de emocionar a cualquiera. Yo, como de hecho, lloré mucho. Muchísimo. Es increíble como Markus Zusak puede describir el sufrimiento humano de una forma tan bella.
Algo que me gustaría recalcar en relación a su prosa es cómo describe las manos de Michael, el padre. Siempre están hechas de granito o de algún material de construcción, lo que me pareció una referencia muy bonita. Y qué decir de Carey... ¡Si es que todos son espectaculares!

Bueno, Saqueadores, pues hasta aquí la reseña. Espero que os haya gustado y que, sobretodo, os haya animado a leer el libro si no lo habéis leído ya. Si ese es el caso ¿Qué os ha parecido?


You Might Also Like

0 comentarios