Mi opinión sobre la duología de The Inheritance Games...

¡Hola!

Bueno, lo primero de todo ¡FELIZ DÍA DEL LIBRO! Sé que llevo mucho tiempo sin publicar nada, pero los exámenes me tienen completamente eclipsada, así que las reseñas han pasado a segundo plano. En fin, para conmemorar este día tan especial y redimirme un poco... ¡Os traigo una doble  reseña! Probablemente no lo sepáis, pero siempre me han encantado las historias de fantasía. Ahora diréis... Pero si la duología The Inheritance Games es ficción contemporánea. Pues sí, pero no me refería tanto al género fantástico sino a la historias fantasiosas. Cuando un personaje se vuelve asquerosamente rico, se convierte en el heredero de un reino que no conocía o termina involucrado en una mafia, me vuelvo loca. Por ello, en el momento en que estos libros cayeron en mis manos, me convertí en una fan incondicional, aunque si que me encontré con alguna que otra pega. De momento, ¡vamos con la reseña! ¡Eso sí! Si no habéis leído el primer libro, quizás no queráis leer la reseña, ya que voy a comentar el segundo tomo desde el mismo final del primero, así que... ¡Quedáis avisados!

The Inheritance Games es el primer libro de esta duología, escrito por Jennifer Lynn Barnes en 2020. Tras su apogeo en Tik Tok, una servidora comenzó a leerlo estas Navidades pasadas de 2021, tarde, como siempre. En el momento, no pude dedicar mi tiempo a una reseña completa, pero he de confesar que el libro me gustó muchísimo. Como os estaba comentando, esa idea totalmente fantástica e idílica de convertirse en la heredera de una de las mayores fortunas de América parece un sueño, aunque lo más probable es que Avery Grams no coincidiera conmigo en esta opinión. En The Inheritance Games, Avery tiene un plan bastante sólido; terminar el instituto y largarse para escapar de su horrible vida. Pero cuando todo parece ir sobre ruedas, le es notificado que Tobias Hawthorne, un multimillonario, le ha dejado toda su fortuna tras su muerte. 

Envuelta en la confusión de ni siquiera conocer a aquel hombre, Avery debe mudarse a la mansión de la familia, donde los otros miembros desheredados aún residen. Además, nuestra protagonista debe lidiar con los cuatro nietos de Tobias; Nash, Jameson, Grayson y Xander. Tanto Nash como Xander la tratan de forma indiferente, pero Jameson y Grayson son dos hermanos enigmáticos y brillantes, entrenados por su abuelo para desvelar misterios y resolver rompecabezas. Avery se convertirá en el último enigma, y deberá entrar al juego para descubrir la razón por la que se ha visto envuelta en esta familia de locos. 

Como os decía, The Inheritance Games fue un libro de estos que disfrutas aunque no sea una obra de arte. Está repleto de estereotipos, de fromulas comerciales para atraer a una audiencia determinada (como a mí, por ejemplo) y los personajes no son especialmente profundos. Sin embargo, a mí me encantó, y prácticamente lo devoré. La sensación al leerlo fue bastante similar a leer un fanfic, y debo deciros, que el estilo de Barnes es tan envolvente que te hace sentir como si tú fueras parte del equipo que conforman estos hermanos y Avery. Los enigmas, los giros y los secretos están tan bien construídos, que hasta me olvidé de esa escena en la que la protagonista llega a la casa Hawthorne y leo primero que hacen con ella es someterla a un cambio de imagen intensivo, llevado acabo por su nuevo equipo de estilistas, que ella por supuesto, nunca había imaginado que tendría. De nuevo, se trata de un libro comercial, escrito para el éxito, pero yo os animo a leerlo sin ninguna duda, ya que es una de esas historias que te hacen evadirte del mundo real con una facilidad que casi asusta. 

La segunda parte de The Inheritance Games recibe el título de The Hawthorne Legacy, y comienza prácticamente en el mismo punto en que lo dejamos al final del primer libro. Acabamos de descubrir la razón por la que Avery ha sido escogida por Tobias Hawthorne como heredera, pero además, al menor de los hermanos, Xander, se le encomienda la tarea de encontrar a Toby Hawthorne, el primogénito de Tobías. Si bien la premisa es realmente interesante, he sentido que la autora se ha quedado un poco corta con su desarrollo. 

En The Hawthorne Legacy, Barnes se centra más en la protagonista y en su relación con los hermanos Hawthorne. Si bien el libro no se convierte en un drama adolescente total en ningún momento, creo que esta idea ha eclipsado un poco la historia de intriga que había detrás. Y es que Tobías Hawthorne es un villano digno de cualquier libro de Dan Brown. Las pistas y premisas que proporciona a su descendencia son enrevesadas e inquietantes, aunque alguna que otra me resultó demasiado obvia. Además, la trope del triángulo amoroso me molesta más que me encanta, pero bueno, no se puede tener todo en esta vida.

En resumen, y aunque siento que es evidente cuál de estos dos libros es mi favorito, os recomiendo esta duologia encarecidamente. El 30 de agosto sale la tercera parte, en la que finalmente descubriremos todos los secretos de la familia Hawthorne . ¡Estoy ansiosa! 

Decidme, ¿las habéis leído? ¿Qué os ha parecido? ¡Os leo en los comentarios!






Comentarios

  1. Me los apunto para mi eterna lista de pendientes. Besos y gracias por las recomendaciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario