Reseña Mentes peligrosas


¡Hola Saqueadores!
Hoy vuelvo con la segunda parte de esta serie de reseñas tan especiales sobre los libros de Stranger Things. La verdad es que no estoy segura de que este sea el orden de los libros, pero cada uno está escrito por una persona distinta, así que imagino que no tengan un orden fijo, pero bueno... Como soy un desastre, todo es posible.
En fin, la reseña de hoy, sobre todo lo ocurrido anteriormente a la aparición de Once en Hawkings ¡Vamos a ello!
Sinopsis:

Un laboratorio misterioso. Un siniestro científico. Una historia secreta. Si quieres conocer por fin la verdad sobre la madre de Once, prepárate para esta emocionante precuela de la exitosa serie Stranger Things.
Verano de 1969. La guerra causa conmoción entre los jóvenes estadounidenses. Terry Ives, la estudiante de un tranquilo campus universitario en el corazón de Indiana, no puede estar más lejos del frente de Vietnam y de las protestas en Washington.
Pero el mundo está cambiando y Terry no se conforma con ser una mera espectadora. Cuando se entera de que el gobierno llevará a cabo un importante experimento en la pequeña población de Hawkins, se presenta voluntaria. Denominado MKUltra, el proyecto cuenta con furgonetas camufladas, un laboratorio en las profundidades del bosque, sustancias psicoactivas administradas por unos investigadores extremadamente reservados... y un misterio que la joven e inquieta Terry está decidida a desvelar.
Sin embargo, tras los muros del Laboratorio Nacional de Hawkins y la mirada penetrante de su director, el doctor Martin Brenner, acecha una conspiración aún más grande de lo que Terry jamás ha imaginado. Para hacerle frente, necesitará la ayuda de los demás sujetos de las pruebas, entre ellos, uno tan misterioso que el mundo desconoce su existencia; una niña con inexplicables poderes sobrehumanos y un número en lugar de nombre: 008.
En medio de la tensión creciente en la nueva década, Terry Ives y Martin Brenner han entablado una guerra de distinto género: una guerra en la que la mente humana es el campo de batalla.


Cuando comencé esta segunda entrega, no estaba demasiado emocionada. Pensé encontrarme algo parecido a Max, la fugitiva, una lectura sencilla, rápida y que disfrutaría, pero que no se convertiría en mi libro favorito. Llevaba buena disposición, de verdad, pero me llevé un golpe terrible con este título.  Aunque bueno, estoy siendo demasiado categórica con esta afirmación. Vamos a estructurar un poco mejor esta crítica...

En el libro encontramos a Terry, una universitaria americana durante finales de la década de los sesenta, en pleno apogeo de la Guerra de Vietnam. En la universidad están organizando una serie de experimentos sobre los que ningún participante puede hablar fuera del recinto. Una amiga de Terry participa para conseguir algo de dinero, y la protagonista se siente intrigada por todo el secretismo.  Por ello, decide implicarse y formar parte de él. Sin embargo, cuando ya lleva un tiempo en los laboratorios, descubre un espeluznante secreto, el doctor que lo ha organizado todo, tiene a una niña que dice llamarse Ocho, y que parece ser su hija, viviendo allí.  Cuando las indagaciones que Terry realiza se hacen más obvias, los directores de la investigación deciden hacerle la vida imposible...

La verdad es que el libro comienza de forma interesante. De forma muy enigmática, somos introducidos en la historia como testigos de todos estos experimentos y de las vidas privadas de sus participantes. A pesar de que la historia estaba centrada principalmente en el punto de vista de Terry, he de confesar que me he sentido algo mareada con los cambios y no he llegado a conectar con la protagonista en ningún momento. Sí que me dio pena cuando intentaron separarla de lo que más quería (no revelaré más, spoiler) pero realmente no acabé de sentirme a gusto con ningún personaje.

En cuanto al tema experimental, ¿qué queréis que os diga? Soy de letras de toda la vida, pero he leído
muchos libros sobre investigaciones y experimentos y dejadme deciros que este libro no consigue que me interese para nada el ámbito científico. Además de que las descripciones de las prácticas llevadas a cabo son demasiado vagas, tienden a resultar demasiado repetitivas. Siempre que alguien preguntaba a los personajes qué era lo que hacían allí, las respuestas eran demasiado idénticas, que se experimentaban con máquinas, que si utilizaban electricidad, que si testaban pastillas... Esas tres frases se repitieron a lo largo de todo el libro muchísimas veces, lo que me resultó ya muy pesado. 

En resumen, este ha sido un libro bastante aburrido, con personajes planos y con una conexión más bien vaga a la saga, que no se hizo latente hasta el final y a partir de dos personajes, únicamente. No diré que no lo recomiendo, porque como siempre digo esta es mi opinión y puede que haya alguien que lo considere una obra indispensable. Por ello, ¿Lo habéis leído, Saqueadores? ¿Qué os ha parecido?



© Saqueadores de Palabras, AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena