Crónicas rusas

Os parecerá una locura, pero ¿sabéis que nunca antes había leído un clásico ruso? No, llevo viendo publicaciones, playlists, outfits y quién sabe cuántas cosas más relacionadas con el aesthetic de estas obras. Sin embargo, nunca antes me había animado a darle una oportunidad a alguno de estos autores. Considero que los más famosos son Leo Tolstoi y Fiódor Dostoievski, ya que son los que me encuentro en cada rincón de Internet. Así que decidí hacer algo de búsqueda, y se me antojó leer un clásico. No es que no haya leído ninguno, pero si que hace tiempo que no me animo a leer algún libro posterior a nuestro siglo. Por ello, hoy os traigo mi reseña de Crimen y Castigo, de Fiódor Dostoievski.

La verdad es que no tenía muchas espectativas cuando comencé este libro. Y es que cuando una novela, especialmente un clásico, tiene tantas críticas positivas y se le da tanto bombo, a mí me deja de interesar. Este mes pasado, sin embargo, con motivo de mi cumpleaños y el día del libro justo al día siguiente, decidí embarcarme en un reto literario fuera de mi zona de confort. Llevaba tiempo queriendo leer algo de literatura rusa, así que investigué al respecto, y alguno de vosotros dejó caer esta joyita en mi bandeja de entrada. Así que sin más dilación fui a mi biblioteca local, y me hice con una copia destartalada que a duras penas aguantó mi lectura. 

Crimen y Castigo nos cuenta la historia de Raskólnikov, un jóven estudiante que vive en la miseria absoluta tras haber dejado la universidad por falta de fondos. Sus días transcurren de forma lineal, empeñando objetos de valor pertenecientes a su familia y empleando el dinero para emborracharse. Raskólnikov lleva tiempo planeando el asesinato de la anciana que empeña sus pertenencias, y se consuela en saber que esa mujer tiene una moralidad oscura y casi inexistente, cebándose de la pobreza de otros. Altivo y orgulloso como es, Raskólnikov comete el crimen, asesinando también a la hermana de la usurera, pero sigue con su vida, convencido de que su mente es superior, y puede soportar la carga psicológica que supone la culpa. 

A partir de ese momento, somos testigos de ese Crimen y Castigo. De cómo el protagonista en realidad no es tan fuerte como piensa, y cómo la culpa le afecta no solo a nivel psicológico, si no también físico. A pesar de que no ocurren demasiadas cosas, Dostoievski consigue engancharnos a través de la incertidumbre que supone el hecho de que una investigación esté teniendo lugar. Raskólnikov no planea esconderse ni huir, y de hecho aparenta ser extremadamente culpable en diversas ocasiones, pero el autor juega de forma muy interesante con los conceptos de justicia, culpabilidad, y honor. 

Algo que me encantó de esta novela es la ambientación que tiene. Soy consciente de que muchos clásicos son reconocibles por la lentitud de su trama, y por la atención al detalle cuando se trata de describir escenarios, imagenes, o sentimientos. Dostoievski consigue introducir al lector en una atmósfera sucia y decadente, un retrato de la Rusia Imperial. Como un estudiante empobrecido que es, Raskólnikov sufre las penurias de una vida precaria sin apenas recursos. A todo ello se le suma la espiral de locura en la que se sume tras haber cometido el crimen. Crimen y Castigo es realmente una novela impresionante que, a pesar de haber tardado dos meses en leer, he disfrutado muchísimo. Si os gustan los libros en los que accedéis a lo más profundo de la psique del protagonista, esta novela es para vosotros. 

Publicar un comentario

2 Comentarios

  1. Tengo tantas ganas de leer algo de este autor 💜 muy buena reseña.

    Un beso desde Plegarias en la Noche

    ResponderEliminar
  2. Hola,
    Este es uno de mis eternos pendientes. A Dostoievski no lo he leído, pero sin duda empezaría por esta obra.
    Me alegra que te haya gustado a pesar de entrar con las expectativas más bien bajas. Es algo que a mí también me pasa en todas las obras que tienen muchas buenas calificaciones, jajaja.
    Muchas gracias por tu opinión,
    Un beso <3

    ResponderEliminar